En su último acto como presidenta de Argentina, la mandataria atacó a su sucesor. “Me hubiera encantado entregar la banda en el Congreso” dijo ante una multitud en la plaza de Mayo.

Decenas de miles de militantes partidarios de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se concentraron en Buenos Aires para decirle adiós en su último día en el poder, en medio de una controversia con su sucesor Mauricio Macri cargada de drama como epílogo de una era que polarizó a Argentina.

Esta telenovela política terminó con final en la justicia y sin beso. Pero ella se dio un baño de multitudes que la siguieron por pantallas gigantes desde la Plaza de Mayo, mientras develó un busto del exmandatario y esposo Néstor Kirchner (2002-2007) en su último acto tras ocho años de gestión de la primera presidenta elegida por voto popular.

En un hecho inédito en el país, Kirchner no asistirá el jueves a la jura de su sucesor tras defender el traspaso de mando con banda y bastón presidencial en el Congreso en apego a la Constitución, mientras Macri quiso que esa parte de la ceremonia fuera en la Casa de Gobierno, en respeto a una “tradición política histórica”.

Durante su discurso embistió contra la medida cautelar que pidió Macri. “Me hubiese gustado entregar los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, pero bueno… La verdad que he visto muchas medidas cautelares, pero les puedo asegurar que en mi vida pensé que iba a ver un Presidente cautelar durante doce horas en mi país”, dijo en referencia al fallo de la jueza María Servini de Cubría que determinó que su mandato vence a las 12 de la noche de hoy y establece que Federico Pinedo asumirá la Presidencia provisional hasta que Mauricio Macri jure mañana.

Cristina Fernández terminó su discurso pidiendo al futuro mandatario que pueda emularla. “Yo espero y le pido a Diós que dentro de cuatro años quien tiene la responsabilidad de conducir los destinos de la patria pueda decirle a una plaza llena de gente que también puede mirarlos a los ojos”.

En un hecho sin precedentes, el bloque kirchnerista, la primera minoría en la Cámara de Diputados, tampoco asistirá a la jura de Macri el jueves en el Congreso, en solidaridad con la mandataria saliente.

“Vamos a defender a nuestra presidenta porque fue ofendida. No bajaremos al recinto porque la decisión de la presidenta (de no asistir) nos pareció de una dignidad absoluta”, dijo Héctor Recalde, jefe del bloque que responde a Kirchner en una conferencia de prensa en el Congreso.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que “para culminar el sainete, se presenta una medida cautelar, firmada por el presidente y la vicepresidenta electa; una cosa que la historia de los argentinos, va a maltratar”.

Enviados de Macri y Kirchner intentaron negociar las buenas formas del acto de entrega del poder, pero con rostros desencajados portavoces del gobierno saliente anunciaron el desacuerdo por la decisión del presidente electo de “judicializar” la discusión y así considerarse en el poder desde el primer minuto del jueves y poder organizar la ceremonia a su antojo.
“Entre un golpe de Estado y esto no hay mucha diferencia”, dijo el jefe de los servicios secretos argentinos de Kirchner, Óscar Parrilli. La jueza María Servini de Cubría confirmó que la Presidenta está en funciones hasta el miércoles a las 23H59 locales.

Acompañada por el presidente Bolivia Evo Morales, con su hijo Máximo, su nuera, un nieto y las activistas Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en primera fila del Salón de los Bustos de la Casa Rosada, Kirchner enfatizó una vez mas que “Néstor construyó una nueva Argentina desde las ruinas que había recibido”.

Macri y Kirchner rompieron relaciones por el lugar de entrega de la banda y el bastón presidencial, pero la actual mandataria tampoco entregará la hasta ahora cuenta oficial de Twitter de la sede gobierno.

Si no puede ver el video haga click aquí 

Advertisements

¿Qué te parece?