El gobierno de México anunció este martes una inversión de 23,000 millones de dólares en sus seis refinerías petroleras, una iniciativa que busca reducir en un 90% las emisiones de carbono por gasolina.

Mientras las naciones del mundo sostienen una reunión en París sobre el cambio climático, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aseguró que se centrará en la producción de gasolinas limpias, diésel de ultra bajo azufre, así como el aprovechamiento de residuos y de vapor para generar electricidad.

Una de las iniciativas, que contará con una inversión de 3,100 millones de dólares y estará lista para el primer trimestre de 2016, buscará producir al día 212,500 barriles de gasolina de ultra bajo azufre contra los 100,100 que se producían en octubre pasado.

Con esto “se reducirá el contenido de azufre en las gasolinas, lo que disminuirá 90% de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y la emisión de contaminantes a la atmósfera”, indicó el gobierno mexicano en un comunicado.

Por otro lado, México invertirá 3,000 millones de dólares para aprovechar el vapor de los procesos productivos para generar electricidad en tres refinerías y un complejo procesador de gas.

“Se espera que abastezcan 13% de la demanda nacional, para llegar a ser el segundo proveedor más importante de electricidad del país” con una producción total de 2,316 MW de electricidad y 3,530 ton/h de vapor, estimó el gobierno.

Además, este proyecto —que se iniciará entre 2018 y 2019— hará que las refinerías sean autosuficientes enérgicamente y contribuirá a la reducción de gases de efecto invernadero, según el gobierno.

México también invertirá 13,000 millones de dólares en el aprovechamiento de residuos para “incrementar al máximo el procesamiento de crudo” en tres refinerías y 3,900 millones de dólares en la producción de diésel de ultra bajo azufre para reducir las importaciones de este combustible.

Estos proyectos abarcarán las seis refinerías del Sistema Nacional, ubicadas en Hidalgo, Guanajuato, Nuevo León, Tamaulipas, Oaxaca y Veracruz.

Se espera que la tarde de este martes Peña Nieto anuncie el paquete de inversión.

En su plan presentado ante Naciones Unidas en febrero de este año, México se comprometió a reducir en un 25% sus emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2030 y hasta un 40% si hay un acuerdo mundial que contemple ayudas financieras y transferencia de tecnología a los países en desarrollo.

El año pasado, México aprobó una reforma energética que abrió la explotación de hidrocarburos a capitales privados nacionales y extranjeros, poniendo fin a un monopolio de este sector por parte de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) que duró 76 años.

La compañía, vital para sus finanzas públicas, afronta desde hace años una drástica baja de su producción con 3.4 millones de barriles diarios en 2004 contra 2.2 millones en el segundo trimestre de 2015.

Fuente original El economista

Advertisements