La nueva entrega de la saga “La guerra de las galaxias” será estrenada el 18 de diciembre para enfrentar a una fuerza formidable: las enormes expectativas de fieles seguidores que han esperado una década para regresar a su amado universo de jedis, androides y sables de luz.

¿Podrá “El despertar de la Fuerza”, el séptimo episodio de la celebrada saga de ciencia ficción, cumplir con esas expectativas cuando sea estrenada? “No”, dijo el director J.J. Abrams. “¿Cómo algo podría satisfacer expectativas como esas?”, agregó.

Lo que la película ofrecerá, dijo Abrams a Reuters, son grandes actuaciones y efectos visuales, música “que te rompe el corazón y lo eleva”, además de una historia, personajes y criaturas que son nuevas, pero que se siente que encajan en el universo creado por George Lucas en la película original de 1977.

“George creó un mundo al que nosotros queríamos volver para contar una historia que nunca hemos visto”, dijo Abrams. “De cierta manera, volvimos atrás para avanzar”, añadió.

Por ejemplo, dijo, los cineastas diseñaron androides “para que se sientan totalmente nuevos y diferentes y al mismo tiempo que fuesen algo muy propio de ‘La guerra de las galaxias’. Ese siempre fue el desafío”.

Lucas salió de la “La guerra de las galaxias” después de que vendió su estudio cinematográfico a Walt Disney en 2012 por 4 mil millones de dólares. “El despertar de la Fuerza” es la primera película de una nueva trilogía.

“No hay manera en la que yo pueda imaginar algo que toque la magia de lo que él hizo”, dijo Abrams. “Sin embargo, todos hicimos lo mejor que pudimos para lograr que eso ocurriera”, afirmó.

Ambientada 30 años después de “El regreso del Jedi”, la nueva película lleva nuevamente a Luke Skywalker (Mark Hamill), la Princesa Leia (Carrie Fisher) y Han Solo (Harrison Ford) a una galaxia muy, muy lejana.

A ellos se suman los novatos Rey (Daisy Ridley) y Finn (John Boyega) para liderar a una generación más joven que lidia con los conflictos que atormentaron al pasado.

 

Advertisements

¿Qué te parece?