Chicharito no para de hacer goles. El delantero mexicano Javier Hernández sigue deslumbrando con el Bayer Leverkusen y cada oportunidad ante la portería es peligro latente de gol. No desperdicia a últimas fechas sus opciones ante el arco contrario y por ello su eficacia con las Aspirinas. El sábado, en situación de apremio ante el Hertha Berlín, mandó a las redes la única chance de gol con la que contó en el primer tiempo.

El duelo se le puso cuesta arriba pronto a la visita. Hertha salió como una aplanadora en los albores del encuentro y apenas al minuto 7 consiguió recompensa.

El centro fue de Ibisevic la resolución de Darida. No se reponía de ese mazazo cuando el árbitro actuó de mala forma y complicó más las aspiraciones del Leverkusen. Boenisch barrió fuerte pero en busca del balón, no lo tocó pero tampoco ameritaba una roja. Se presagiaba una noche oscura para los pupilos de Roger Schmidt pero inexplicablemente todo cambió con un hombre menos sobre la superficie.

Leverkusen tomó el control del juego y Chicharito apareció. En una combinación con Mehmedi explotó sus mayores virtudes. Aceleración y movimiento al espació libre. La secuencia rindió frutos. El suizo filtró al arranque de Javier Hernández que echó un vistazo a la posición de Jarstein y cruzó con zurda para cumplir su pacto con el gol y llegar a siete tantos en la Bundesliga y 13 en total (4 en Champions y 2 en DFB Pokal).

(FUTBOL TOTAL)

Advertisements

¿Qué te parece?