Al menos siete muertos, dos de ellos agentes de seguridad, dejaron los enfrentamientos de elementos de la Fuerza Tamaulipas y fuerzas federales contra integrantes de la delincuencia organizada en Río Bravo, Tamaulipas.

Fuentes al interior de la Procuraduría General de Justicia del estado informaron que la situación de violencia inició pasadas las 19:00 horas del jueves en la zona centro del Río Bravo, cuando elementos de Fuerza Tamaulipas se enfrentaron a balazos contra hombres armados que viajaban en un automóvil tipo Mustang.

En la agresión murieron dos policías y dos integrantes de la delincuencia organizada. Una mujer policía fue herida, al igual que una civil que pasaba por el lugar.

Las persecuciones y enfrentamientos con armas de fuego continuaron en diversos sectores del municipio fronterizo y sobre las carreteras, libre y autopista, a los municipios de Matamoros, Reynosa y Valle Hermoso, donde se registraron bloqueos por parte de los civiles armados para evitar la acción de elementos de las fuerzas federales que acudieron en apoyo de los estatales.

Para detener la persecución, los presuntos delincuentes arrojaron estrellas –elaboradas con tres pares de clavos–, sobre la autopista Río Bravo-Matamoros, a la altura de Nuevo Progreso.

Varios vehículos quedaron afectados, entre estos un autobús de la línea Noreste, el cual volcó.

Las persecuciones y enfrentamientos continúan hasta las 22:00 horas sobre las brechas 82, 112, 22 y otras que conducen hacia Valle Hermoso y Matamoros.

Tres helicópteros artillados sobrevolaron el área rural de Empalme, El Soliseño y Control Ramírez.

Ayer viernes, el Grupo de Coordinación Tamaulipas informó que a las 4:25 horas los policías estatales de Fuerza Tamaulipas volvieron a ser atacados por integrantes de un grupo delincuencial.

Al repeler la agresión, los tres delincuentes fueron abatidos en el cruzamiento de las calles Guanajuato y Pípila, de la colonia Fundadores, en Río Bravo.

Los policías estatales realizaban reconocimientos terrestres en ese punto de la ciudad cuando sorpresivamente fueron atacados a balazos por los tripulantes de una camioneta modelo Jeep Grand Cherokee de color blanco, con placas del estado de Texas, en Estados Unidos.

Los tres delincuentes que fueron abatidos hasta el momento no han sido identificados. Los sujetos tenían entre 20 a 25 años de edad.

Del interior de la camioneta se aseguraron armas largas, cargadores, cartuchos útiles y dos teléfonos celulares, los que quedaron a disposición del Ministerio Público de la Federación.

283285_grande_a1vFi09M