En tres años se duplicó el número de tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) halladas por las autoridades en el Estado de México al pasar de 136 en 2013, a 293 en lo que va de este año.

Predios de cultivo, bodegas de paja, talleres mecánicos, autolavados y hasta viviendas son algunos de los sitios donde policías estatales y municipales, así como personal de la paraestatal, han detectado tomas clandestinas en ductos de la empresa, la gran mayoría de las cuales quedan al descubierto por fugas del combustible.

Jilotepec, Soyaniquilpan, Huehuetoca, Coyotepec, Teoloyucan, Zumpango, Nextlalpan, Tonanitla, Ecatepec, Tultitlán, Tlalnepantla, Chiautla, Otumba, Tezoyuca y Tecámac son algunos de los municipios donde autoridades detectaron la ordeña de ductos en el Estado de México.

Información de Pemex indica que, de enero a agosto de este año, el estado de Tamaulipas encabeza el número de tomas clandestinas en ductos, con 561 casos. A este le siguen Guanajuato, con 555; Puebla, con 511; Jalisco, con 362, y el Estado de México, con 293.

En 2013 esta última entidad registró 136 tomas clandestinas, cifra que se incrementó a 165 en 2014, y hasta agosto de 2015 registró 293 casos.

El pasado 20 de noviembre fue localizada una toma clandestina en un ducto de Pemex en el poblado de Chimalpa, en Chiautla.

Dos días antes las llamas alcanzaron más de 50 metros de altura en una toma clandestina del municipio de Axapusco, donde fueron consumidos por el fuego varios vehículos y cables de alta tensión en la zona.

Tecnología de punta para los robos. Autoridades aseguran que los “ordeñadores” de ductos utilizan equipo de alta tecnología, al parecer de tungsteno, para perforar los tubos, sin causar calentamiento ni chispas, y efectuar conexiones que sólo pueden ser realizadas por expertos en la materia.

El 7 de noviembre de 2011 fueron detenidos 10 hombres en Coyotepec, cinco de ellos policías y los otros cinco trabajadores de Pemex, quienes fueron sorprendidos en una toma clandestina localizada en el paraje Potrero Viejo, cerca del tiradero municipal y que mutuamente se acusaban de “ordeñar” y proteger el robo de combustible.

Los detenidos fueron presentados ante el Ministerio Público federal para definir su situación jurídica.

El pasado 29 de octubre fue detectada una toma clandestina en Coyotepec, en los límites con Huehuetoca, cerca de la carretera Coyotepec-Huehuetoca, donde fue asegurada una pipa.

El pasado 17 de octubre se desmantelaron dos tomas clandestinas, una en el poblado de San Antonio Escobedo, en Polotitlán, en un ducto de gasolina, donde la fuga alcanzó 30 metros de altura, y la otra en un predio que cruza entre los fraccionamientos Urbi Villas del Campo y Ojo de Agua, en Tecámac, y donde fue abandonada una pipa.

El pasado 9 de octubre también se localizó una toma clandestina en predios cercanos a avenida Deportistas, en Melchor Ocampo, en la zona de El Bañadero, donde fue asegurada una pipa en los límites con Cuautitlán.

El 31 de agosto se registró una fuga de gas en un ducto de Pemex que cruza los ejidos de Tonanitla, por lo que fueron desalojados los colonos. En este mismo punto ya habían sido desmantelados cuatro puntos de ordeña anteriormente.

El pasado 8 de agosto fueron localizados en una vivienda del fraccionamiento Santa Inés, en Nextlalplan, los cuerpos sin vida de dos policías municipales de Tonanitla, hombre y mujer, quienes presuntamente días antes participaron en la detención de dos presuntos ordeñadores de ductos en ese poblado y quienes supuestamente fueron liberados.

dedies030214-movil

El Universal