El refuerzo del dispositivo antiterrorista decidido por Francia después de los atentados del viernes pasado en París, sobre todo la creación de nuevos empleos en seguridad, tendrá un costo de unos 600 millones de euros en 2016, anunció hoy el ministro de Finanzas, Michel Sapin.

El gasto público, que va a aumentar un 1 % este año, se incrementará “un poco más” el próximo, explicó en el Senado Sapin, que confirmó que el déficit público será superior al que se había anticipado hasta ahora.

Explicó que se ha descartado, para asumir esos nuevos gastos, tanto un aumento de los impuestos como una reducción de las dotaciones de otras partidas del presupuesto, “por eso se asume por ahora un deterioro del déficit”.

“Nuestros socios europeos -añadió- han entendido muy bien que la protección de nuestros ciudadanos es una prioridad absoluta en estos momentos y que las reglas europeas, que no son ni rígidas ni estúpidas (…), ofrecen márgenes de maniobra adecuados”.

El presidente francés, François Hollande, anunció que se crearán 8.500 puestos suplementarios en los dos próximos años, de los cuales 5.000 de policías y gendarmes, 2.500 en el Ministerio de Justicia y 1.000 en las aduanas.

paris-terrorist-attacks3-768x317

Advertisements

¿Qué te parece?