Más de una decena de yihadistas armados ingresaron a los tiros el hotel Radisson de Bamako, la capital de Mali, y mantienen como rehenes a 170 personas. 

Un miembro del equipo de seguridad del hotel señaló que los atacantes usaron automóviles con matrícula diplomática para poder acceder al edificio. Los terroristas gritaron “Allahu Akbar!” (Dios es grande) cuando abrieron el fuego, precisaron varios medios, entre ellos Al Jazeera. Según dijo un testigo a esta emisora, el ataque fue “fulminante” y empezó cuando los terroristas dispararon a todas las guardias presentes ante el hotel.

El portavoz del Radisson indicó a la cadena estadounidense NBC News que 140 huéspedes del hotel y 30 miembros del personal están retenidos. En el séptimo piso del hotel se hospeda el personal de vuelo de la compañía aérea francesa Air France, indicó por su parte el diario Liberation.
El hotel está cerrado y nadie puede entrar o salir. Quienes bloquearon las vías de acceso al establecimiento no fueron las fuerzas de policía sino los mismos asaltantes. Según fuentes locales, el comando estaría formado por una docena de personas. Varios heridos fueron evacuados en ambulancia, escribió la web de noticias local Depeche du Mali.
El grupo hotelero está elaborando una lista de nombres de las personas hospedadas en el Radisson Blue y su nacionalidad. El Radisson tiene 180 habitaciones y suele ser utilizado por diplomáticos, así como por empleados de compañías extranjeras como la aerolínea francesa Air France. 
“El grupo hotelero Rezidor, que administra el hotel Radisson Blu de Bamako en Mali está informado de que una toma de rehenes tiene lugar hoy en este lugar”, se indica en un comunicado. “Según nuestras informaciones, dos personas retienen a 140 clientes y 30 empleados”, agrega.
“Nuestros equipos de seguridad están en contacto constante con las autoridades locales para aportar toda la ayuda posible para restablecer la seguridad en el hotel. De momento no disponemos de otras informaciones y seguimos la situación de cerca” agrega el texto.
En 2012, varios grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda se apoderaron de zonas del norte de Mali. Muchos de ellos fueron expulsados gracias al lanzamiento en enero de 2013 de una operación militar internacional a iniciativa de Francia y todavía en vigor.
Pero quedan zonas fuera del control de las fuerzas locales y extranjeras. Por un tiempo los ataques yihadistas se concentraron en el norte pero desde el comienzo de 2015 se fueron extendiendo al centro, y desde junio al sur del país.

  
Fuente: Agencias

Advertisements