El artista del tatuaje sueco Jowan Österlund hizo una peculiar moda en la pasada edición de la Feria del Cyborg en Dusseldorf, Alemania, donde implantó unos dispositivos de luz LED en las manos de varias personas, quienes ahora son conocidos como Biohackers.

 

Lamentablemente para todos ellos, cuando la pila se termine tendrán que someterse nuevamente a una microcirugía donde abrirán sus heridas para poder reponer el chip y así seguir iluminando a todos al puro estilo de Iron Man; su creador asegura que los dispositivos duran 10 mil ‘encendidas’.

Foto: Grindhouse Wetware

El dispositivo fue creado por Grindhouse Wetware, un grupo de desarolladores de tecnología portátil que querían fusionar el espíritu del punk con la modificación corporal. La manera en que funciona esta es con un chip ‘Northstar V1’ y un disco de LEDs de 25 milímetros de diámetro que se iluminan por medio de un imán.

Sus creadores quieren emular la bioluminiscencia de algunos animales como las luciérnagas y algunas medusas.

La venta para el resto del mundo será en 2016 en diversos estudios de tatuaje alrededor del mundo, pues la idea primordial es que iluminen la obra de arte de algún tatuador.

Advertisements