LONDRES. Dos dedos de bronce de 25 mil kilos apuntan hacia los visitantes en Trafalgar Square, dentro de una exposición de escultura contemporánea mexicana, que refleja tanto la tradición artística milenaria como la posición del país ante problemas globales como la desigualdad.

La muestra Escultura mexicana contemporánea, que se puede disfrutar hasta diciembre, sitúa en puntos clave de la ciudad británica cuatro piezas de cuatro artistas nacidos en cuatro décadas diferentes: Yvonne Domenge, Paloma Torres, Jorge Yázpik y Rivelino.

En entrevista, el embajador mexicano en Reino Unido, Diego Gómez Pickering, afirmó que la exposición supone “un hito”, porque nunca antes el país había estado “tan presente en una capital mundial como Londres”.

Para el diplomático la importancia de la muestra radica en que las obras están en contacto con los ciudadanos de todo el mundo para “mantener un diálogo con ellos” sobre asuntos que no sólo preocupan a mexicanos sino a ciudadanos de “China, Australia, India o EU”.

Así, el mensaje de estas cuatro esculturas produce una conversación “universal” y sobrepasa la “frontera latinoamericana” para hablar de contaminación, inmigración y derechos humanos y dejar claro lo que “México tiene que decir” al respecto.

Advertisements